agencia de comunicación integral

Digital community: aliados de valor.

En los últimos años el uso de las redes sociales ha evolucionado de ser una herramienta de comunicación informal entre amigos y conocidos a convertirse en un medio de comunicación estratégica que hoy en día las empresas están utilizando para poder interactuar con grupos de interés y su público objetivo.

La revolución ha sido tal que en la actualidad, términos como Twitter, Facebook, LinkedIn, Pinterest se han vuelto parte de nuestro lenguaje cotidiano. De ello se desprenden conceptos como “comunidad digital o digital community”, a través de los cuales se denomina a grupo de personas que siguen a una marca a través de sus canales de comunicación en Internet y que se mantienen leales a ella, buscando información general, promociones especiales, opiniones, incluso respuestas inmediatas a problemáticas relacionadas con el uso del producto o servicio.

La estrategia de Digital Community ha revolucionado la forma en que las empresas o marcas se comunican con sus usuarios y consumidores, pues impulsados por las tendencias de la web los internautas son mucho más que simples receptores de información, ahora también son generadores de contenido, líderes de opinión, consumidores expertos, exploradores constantes de información, entre otros roles que se han ido creando dentro del mundo digital.

Hoy en día las personas que siguen perfiles corporativos a través de plataformas en línea son un gran motor para propulsar y generar visibilidad favorable para el éxito de las compañías, por ello son considerados como aliados de valor. Ellos son la clave para transportar los mensajes centrales de una marca, generar engagement con nuevos usuarios, viralizar los contenidos, pues se convierten en embajadores de la marca, construyendo opiniones y comentarios que pueden transmitir una buena o mala imagen corporativa.

Las comunidades digitales cada vez crecen más por lo que su relevancia para la marca es mayor. Según datos de AMIPCI 5 de cada 10 empresas realizan acciones de marketing o publicidad por Internet; 8 de cada 10 poseen algún perfil social, 9 de cada 10 internautas acceden a alguna red social y 51% de éstos siguen marcas comerciales; 2 de cada 10 de ellos buscan ofertas. Por lo anterior, la importancia de tener contacto con ellos en medios digitales es amplia ya que el 59% de las personas que siguen alguna marca en redes sociales se ha visto influenciado en sus decisiones de compra y 6 de cada 10 recomendará alguno de sus productos o servicios a otros usuarios.

Una comunidad digital sólida y bien “alimentada” en favor de una empresa genera importantes beneficios para las marcas como: aumento a las ventas, fidelidad de los usuarios a las páginas, posicionamiento y diferenciación con respecto a otras marcas, integración de los diferentes canales de comunicación, creación de diálogos firmes con los clientes y unificación de la imagen corporativa.

Hoy en día es posible observar que empresas grandes, medianas e incluso pequeñas ya consideran dentro de su presupuesto un porcentaje para la gestión de una estrategia de redes sociales, comprendiendo la importancia de tener un community manager que sea promotor de la imagen de la compañía.

Para alcanzar el éxito son necesarias estrategias digitales precisas, por ello, la labor de un community manager experimentado que lleve a cabo la gestión de todas las actividades dentro de estas diversas plataformas, que conozca las herramientas adecuadas y que maneje el lenguaje de la empresa, ligando todo a un mismo eje comunicativo. Esta persona es quien dinamiza a la comunidad, es la voz de la marca y pone en práctica las acciones contempladas en la estrategia general de comunicación, siendo responsable de mantener una interacción activa con los usuarios y seguidores.

Así, las actividades de las estrategias digitales deben mantener viva la personalidad de la empresa, generar presencia de marca en la red, seguir los objetivos comunicacionales y expresar mensajes que estén en línea con los objetivos corporativos a través de las diferentes redes sociales, medios, blogs, páginas web o cualquier otro canal de comunicación digital.

Si bien el impacto de las redes sociales ha sido notorio, valdría la pena preguntarse ¿hacia dónde se debe dar ese siguiente paso? De acuerdo a las tendencias digitales que los expertos vislumbran para el 2014, las empresas deberán enfocar su energía en buscar que la atención se centre cada vez más en el consumidor y en la importancia del usuario, el social targeting y la relación entre la marca-consumidor buscando hacerla más estrecha, directa y humana.

Trabajar con comunidades digitales ofrece a las empresas un paquete de beneficios alto, tanto para ellas como para sus seguidores o públicos; pues permite posicionarse, explorar y analizar grupos o páginas dentro de otras redes sociales que pueden ser muy efectivas al momento de posicionarse.

También se deben conseguir aliados que agreguen valor a las estrategias o que traigan beneficios extras, tales como una mayor visibilidad, la posibilidad de compartir nuestros contenidos y generar estrategias en conjunto que contribuyan a lograr objetivos de forma pronta o más inmediata.